jueves, 10 de febrero de 2011

Don Vasco de Quiroga un Español que protegió a los Purépechas en el Siglo XVI, cuya labor ha trascendido a través del tiempo.

      Recientemente en la pasada Feria Internacional de Turismo de Madrid (FITUR 2011), la Ruta de Don Vasco, fue galardonada como el Mejor Producto de Turismo Cultural.

      Los invitamos a hacer el recorrido por la Ruta de Don Vasco hospedándose en Pátzcuaro corazón de la Ruta de Don Vasco,  en Hotel Mansión Iturbe localizado en la Plaza que lleva su nombre una de las más bellas de México.
       Al recorrer esta Ruta, Usted tendrá una experiencia única; ya que puede caminar los lugares que recorrió Don Vasco de Quiroga y sentir la presencia de un gran visionario, líder, humanista, un gran hombre que inició su obra hace casi 500 años y que sigue viva.
      Don Vasco de Quiroga es uno de los personajes más queridos en Michoacán. Fue el gran benefactor de los indígenas, a quien hasta nuestros días se le sigue llamado “Tata Vasco”.

      Nació en Madrigal de las Altas Torres, Provicia de Avila en España hacia 1470. Fue un gran jurista de amplio prestigio, siendo Juez de Residencia en Oran en el norte de Africa y representó a la Corona en los Tratados de Paz con el Rey de Tremecén en 1526. Posteriormente, ejerce un cargo en la Cancillería Real de Valladolid y ahí sigue los acontecimientos en las Indias.

      El 2 de Enero de 1531, recibe una carta de la Reina Isabel esposa de Carlos I, quien le propone formar parte de la Segunda Real Audiencia como Oidor junto con  Alonso Maldonado, Francisco Ceynos y Juan de Salmerón. Venían con la encomienda de restaurar el prestigio de la Corona Española, que estaba muy mermado por los abusos y atropellos que se venían cometiendo.  En aquellos tiempos las cosas iban de mal en peor y los abusos a los indígenas no cesaban.
      El 14 de Agosto de 1531 escribe al Consejo de Indias pidiendo licencia para organizar Pueblos de Indios, esta sería una institución que educara a los indígenas dentro de una convivencia humana y cristiana. De esta forma, en 1532 funda el Hospital de Santa Fe en las afueras de la Capital de la Nueva España.

       En este lugar los indígenas podrían recibir el bautismo, construirían cristianamente sus matrimonios, harían oración y penitencia, obras de caridad y cultos litúrgicos, además de vivir en sana convivencia llevar un orden y realizar diferentes labores.
      Posteriormente, es enviado como visitador a Michoacán, en los años anteriores Nuño de Guzmán había realizado toda clase de atropellos hacía los indígineas; Así a sus 63 años, se adentra en tierras Michoacán acompañado únicamente de un secretario, un soldado y algunos interpretes para ofrecer paz y el evangelio. Su objetivo era hacerles entender que la Corona no estaba de acuerdo con los crímenes y abusos cometidos y que castigarían a los culpables.
     Rápidamente se difundió entre los indios esta propuesta pacificadora, la cual fue acogida por muchos y sin embargo algunos no se fiaban, a quienes Don Vasco seguiría tratando de persuadir. Así poco a poco con el apoyo de algunos Franciscanos y Agustinos se logró la pacificación de Michoacán.
     Es importante destacar en 1533 la fundación del Pueblo-hospital de Santa Fe de la Laguna, en las orillas del Lago de Pátzcuaro. Este pueblo prosperó proporcionando no sólo atención a los Purépechas sino también a los Chichimecas.
      Para 1538 Don Vasco a sus 68 años, no obstante no ser seglar, pero con amplios méritos por su labor pacificadora y el buen trato con los indios; es nombrado Obispo de Michoacán, la noticia es recibida con jubilo por los frailes evangelizadores y con desconfianza por varios de los Españoles, que lo veían con recelo por enarbolar la causa de los indios.
     El 6 de Agosto del 1538, regresa a Michoacán para tomar posesión del Obispado cuya sede sería Tzintzuntzan capital del Reino Purépecha. Posteriormente traslada la sede de la diócesis a Pátzcuaro.
     En 1542 fundó el Colegio de San Nicolás, que fue uno de los primero de América en donde convivían indios y españoles, aprendiendo latín, teología dogmática y moral. Dentro del Colegio casi todos hablaban Español y Purépecha.
     Otra institución que floreció bajó su protección, fue la Casa de Altos Estudios en Tiripetío, la cual fue dirigida por Fray Alonso de la Vera Cruz.
     En 1547 regresa a España a buscar apoyo para sus fundaciones. Realizó varias gestiones a favor de los indios y se esforzó por reclutar misioneros.
     Posteriormente, participa en el Concilio de México en 1555. Más adelante ya contando con los sacerdotes que van egresando del Colegio de San Nicolás, con la colaboración de sacerdotes agustinos y otros misioneros que trajo de España, vuelve a dar impuslo a la fundación de parroquias y a la fundación de Pueblos-Hospitales, a tal grado que se calcula que dentro de la diócesis llegaron a haber más de doscientos.
      Con el tiempo, los fieles indígenas le comenzaron a llamar “Tata Vasco” (El significado de Tata en Purépecha es Papá), poco a poco se va exhortando a los indígenas a que construyan asentamientos, crear comunidades cristianas y ordenadas en los alrededores de las iglesias y hospitales.
      Don Vasco de Quiroga promovió poco a poco también el bien material, introdujo la siembra de diferentes semillas, el cultivo del plátano, la importación de animales y el aprendizaje de diversos artes y oficios, cada pueblo contaba con una especialidad artesanal y en los mercados realizaban el trueque de sus mercancías. Actualmente, en algunos lugares se sigue realizando el trueque como lo es en le mercado de alfarería que se realiza los viernes en la Plaza de San Francisco, ubicado a corta distancia de  Hotel Mansión Iturbe, en la Ciudad de Pátzcuaro.
      Gracias a lo anterior, Michoacán cuenta con una muy amplia gama de artesanías de gran calidad, trabajando varios materiales como el tule, la paja, el barro, el cobre, metales preciosos,  la madera, la cantera. Realizando bordados, tejidos, alfarería, cerámica, el maque, las lacas, metalistería, orfebrería, las trabajos en pasta de caña, talla de madera, creación de juguetes, las famosas mascaras y las guitarras, entre muchas otras que se realizan en los diferentes pueblos de Michoacán.

 
       El razonamiento de Vasco de Quiroga sobre los Pueblos de Indios por él fundados, se puede observar en “Las Reglas y Ordenanzas para el gobierno de los Hospitales de Santa Fe de México y Michoacán, dispuestas por su fundador, el Rvmo. Y venerable Sr. Don Vasco de Quiroga, Obispo de Michoacán.” Dentro de este documento pone las normas de vida comunitaria en las que víncula los ideales utópicos cristianos y costumbres indígenas y españolas.


      Don Vasco de Quiroga quien fuera un sobresaliente evangelizador, Primer Obispo de Michoacán y tan querido en esta tierra, muere el 14 de Marzo de 1565 a los 95 años de edad, en Uruapan. Sus restos se localizan en un mausoleo, dentro de la Basílica de Nuestra Señora de la Salud, en Pátzcuaro. Actualmente analistas e historiadores trabajan en el proceso de beatificación.
      Este documento es una breve semblanza de quien fuera Don Vasco de Quiroga Primero Obispo de Michoacán, elaborado por Hotel Mansión Iturbe para orientar al visitante en su recorrido por la Ruta de Don Vasco.

Links Recomendados:

Video Recomendado:

Fotos: Propiedad de Hotel Mansión Iturbe.

HOTEL MANSION ITURBE
Portal Morelos 59
Plaza Vasco de Quiroga
61600 Pátzcuaro, Michoacán, México.

Reservaciones En Linea: www.mansioniturbe.com
Toll free fax Number USA & CANANDA: 1-866 678 6102
Tel: +52 (434) 342 0368 / 342 3628
Fax: +52 (434) 342 3627