miércoles, 14 de septiembre de 2011

La Mansión Iturbe y la Conspiración de Valladolid

       Esta señorial casona ha vivido y ha sido parte de la Historia de Pátzcuaro. Uno de esos capítulos lo fue el tiempo en que la habitó Don José María Abarca; quien formó parte de la Conspiración de Valladolid en 1809. La cual se  llevó a cabo para crear una Junta de Gobierno, constituida únicamente por criollos, con el fin de dirigir los destinos del país de una manera autónoma, pero guardando siempre lealtad a Fernando VII.

          Buscaban lograr cierta autonomía respecto de la corona, pero no independizarse.  El pensamiento ilustrado que obtuvieron los crillos que estudiaban en el Colegio de San Nicolás y el Seminario Tridentino, ejerció una influencia determinante sobre los objetivos que debía buscar la Conspiración de Valladolid, pues la ilustración dominaba la idea de que la soberanía de una nación recae en el pueblo ante la ausencia del rey. Los conspiradores se apropiaron de esa idea y ante la ausencia del rey de España debido a de la invasión francesa a la península ibérica, quisieron que tuviera efecto con la creación de una Junta de Gobierno en la que tuvieran representación los criollos.

             La Conspiración de Valladolid, no fue la única ni la primera, pero si fue una de las más importantes por lo que se estaba planeando, lo que estaba en juego políticamente y el tipo de personajes que participaron: gente de la jerarquía eclesiástica, la oligarquía, las principales elites, abogados, militares y otros sectores de la sociedad.

               Entre los conspiradores se encontraban los hermanos Nicolás y Mariano Michelena, este último Teniente de Infantería de la corona, quien fue el autor principal del plan formal para llevar a cabo la Conspiración. José María Obeso, Teniente de Infantería del Regimiento de Valladolid, en su casa se realizaban las reuniones a quien se le confió el mando político y militar del movimiento, estos actores junto con Fray Vicente de Santa María encabezaron la Conspiración. Contando con el apoyo de diversos personajes, varios de los cuales no vivían en Valladolid sino en otras partes de la Intendencia y fueron nombrados comisionados.

               De esta forma en Pátzcuaro el Comisionado fue Don José María Abarca, se cree que Don Miguel Hidalgo estaba al tanto entre otros factores, porque Don José María Abarca era compadre del su hermano. Pero no es del todo seguro que las Conspiraciones del Bajío se hayan derivado de la de Valladolid, puesto que había agitación en toda la Nueva España.

                La Conspiración comenzó a organizarse en Septiembre de 1809, extendiéndose a varias ciudades entre ellas Querétaro, por eso al fracasar la de Valladolid, la de Querétaro siguió adelante.



               La revuelta estaba programada para comenzar el 21 de Diciembre de 1809, pero sus miembros fueron delatados por Francisco de la Concha, cura del Sagrario de la Catedral, siendo todos apresados acusados de Conspiración.


                 Al verse descubiertos, García Obeso quemó el documento, firmado por los hermanos Michelena que hablaba de los sus planes. Durante el juicio todos los implicados declararon que su objetivo era defender el reino para Fernado VI y hacer lo necesario para que los peninsulares de la Nueva España no lo entregaran a los franceses.

                 Como no había las suficientes pruebas el castigo no fue severo y considerando que un castigo duro, pudiera precipitar un levantamiento, situación que ya se veía inevitable, en Enero de 1810, fueron liberados. No obstante su francazo, se le considera como el antecedente directo del movimiento definitivo de 1810, sentando las bases para el éxito en Querétaro.


                 Una vez liberado Don José María Abarca regreso a Pátzcuaro, amenazado constantemente por las fuerzas de Ignacio Rayón, Manuel Muñiz, José Toribio Hudobro y el padre José Guadalupe Salto. No se sabe cuanto tiempo continuó residiendo en Pátzcuaro, se tienen noticias que en 1810 recibió de Isidro Huarte la cantidad de diez mil pesos, por la venta de unas casas. Pero al igual que muchos de la élite de la ciudad, a la primera oportunidad que se presentó huyó a la Ciudad de México en donde radicó. La última noticia que se tiene de Don José María Abarca es que falleció en su casa el 10 de Abril de 1831, siendo de los pocos conspiradores que logró ver el triunfo de la Independencia.


                   Entre los años de 1810 y 1830 la Mansión es adquirida por Don Francisco Antonio de Iturbe y Heriz, quien la entrega a su hija Doña Francisca de Iturbe y Anciola al contraer matrimonio con Don Francisco de Arriaga y Peralta en 1830.

                  Los descendientes del matrimonio Arriaga Iturbe, hasta la fecha han conservado la Mansión que construyera Don Manuel de Abarca y León padre de Don José María de Abarca en 1777. Muestra de la arquitectura novohispana que con caraterísticas muy definidas, constribuye a la grandeza de la hermosa Plaza Vasco de Quiroga, una de las más hermosas del continente americano.


Les recomendamos este video:



*Texto propiedad de Hotel Mansión Iturbe.

HOTEL MANSION ITURBE
Portal Morelos 59
Plaza Vasco de Quiroga
61600 Pátzcuaro, Mich.
México

Reservaciones en linea: http://www.mansioniturbe.com/
Tels: +52 (434) 342 0368 y 342 3628.
Fax: +52 (434) 342 3627.
Toll free frax number from USA & CANADA: 1-866 678 6102

Amadeus:        ON MLMMAN
Sabre:             ON 16297
Galileo:            ON 24977
Worldspan:     ON MLMMA